• Rosmary Sánchez Zavala

Comportamiento desafiante y percepción de amenaza


Durante mis años como terapeuta y en los procesos de #consultasonline he notado como las conductas desafiantes, impositivas y oposicionales de los niños, responden a una mayor exposición al  estrés y recuperación del estrés. Hace unos meses, me encontraba por primera vez con los Padres de M. (12años) quienes manifestaban entre las conductas que les preocupaban:


-El mostrarse profundamente enojado o irritable en la mayoría del tiempo.

-Su dificultad para mantenerse calmado, o gestionar emociones abrumadoras.

-Las discusiones constantes, muchas veces sin deseos de solución. Con argumentos evitativos, que buscan culpar más que tomar responsabilidad.

-Su dificultad para seguir instrucciones, aceptar las normas o aceptar las consecuencias de sus actos no positivos.

..

..

Cuando se exploran las causas detrás de las conductas desafiantes, impositivas y oposicionales, se encuentran varios elementos, por una parte un percepción más aguda de las situaciones como amenazantes, muchas veces debido a estrés ambiental; o desafíos de procesamiento sensorial, o no acompañamiento oportuno en la gestión emocional, invalidación afectiva del niño e incluso modelamiento por parte de los padres, de este patrón reactivo de comportamiento. 

..

..

Es por ello que al centrar la atención en eliminar las conductas no beneficiosas, bien sea a través de planes de castigo y recompensa, los resultados que se obtienen son ineficaces,  porque se basan en una premisa defectuosa: “que el niño tiene control intencional sobre esos comportamientos”, es decir que voluntariamente elige reaccionar de este modo y no que reacciona del modo como lo hace porque percibe las situaciones como estresantes o amenazantes y se activa en él el mecanismo de huída o lucha. Si a esta percepción de amenaza le sumamos, la mucha veces presente, vulnerabilidad del niño, entenderemos las razones por las cuáles castigar estos comportamientos o premiarles al no hacerlos, lejos de ayudar al niño a sentirse seguro, le reporta que el amor, el acompañamiento y la cercanía de sus padres, se sucede solo si el hace x o y. Dejándole en un terreno de inseguridad emocional.

..

..

Entonces, si no premio, ni castigo estas conductas ¿Qué puedo hacer?, en este apartado te muestro algunas de las rutas que hemos puesto en marcha en esta familia y que han reportado cambios positivos para todos:


-Construya una relación positiva, dialógica, empática y conectiva con su hijo, atienda a sus necesidades físicas, emocionales y de seguridad. Esto incluye atención amorosa cuando se angustian y el apoyo constante de un adulto que comprenda cuando las conductas desafiantes son un signo de una neuro-percepción de amenaza.

-Descubra las vulnerabilidades y diferencias individuales de su hijo y trabaje para fortalecerlas. Algunos niños tienen características únicas que hacen que la calma sea más difícil, incluida la reactividad al tacto, el olfato sonoro, los movimientos, las emociones, las experiencias de trauma, etc. Comprender las diferencias individuales y la historia de su hijo proporcionará una hoja de ruta para apoyar una neuro- percepción de seguridad.

-Ayude al niño a señalar cuándo necesita ayuda y se siente vulnerable. A menudo, estos patrones de conductas poco beneficiosos son una reacción al sentirse pequeños, indefensos y fuera de control. De este modo, aliente la capacidad de su hijo para indicar  verbalmente que está empezando a sentirse incómodo o ansioso.

-Determine la mejor manera de ayudar a su hijo a sentirse tranquilo. Cada niño es diferente, así que resulta útil intentar una variedad de métodos para ver qué le gusta, con que se siente cómodo y que genera resultados, algunos ejemplos: Juega, acurrúcate, baila, canta y trata de descubrir qué es lo que trae alegría y calma a tu hijo. Esto permitirá que surjan conductas espontáneas  que respaldarán la conexión y la corregulación del comportamiento o la gestión emocional positiva, lo que hará que su cuerpo y su mente se calmen y se sientan seguros.

-Si requiere acompañamiento para manejar esta y otras situaciones asociadas a la gestión de las conductas en sus hijos en mipsicomama contamos con un espacio de consultas online, solicite información a través de info@mipsicomama.com

© 2020 by Rosmary Sánchez Zavala from Danto's App