• Rosmary Sánchez Zavala

8 Acciones que dificultan la comunicación en familia


En la familia la comunicación es uno de los pilares fundamentales que garantiza la transmisión de los valores, así mismo a través de una comunicación efectiva se construyen relaciones asertivas entre parejas, padres e hijos. De este modo resulta vital explorar las acciones que como familia estamos poniendo en marcha para hacer que la comunicación de los miembros fluya.


En las familias, producto de la rutina, los conflictos en la dinámica y otras situaciones comunes es probable que se presenten acciones nocivas para la consolidación de la comunicación, es común ver que se hable al mismo tiempo, que algunos opten por el silencio, o inclusive que otros opten por elevar la voz, sin embargo en este post expondremos algunas acciones que pueden disparar situaciones que dificulten el establecimiento de una comunicación efectiva, invitándote a explorarte, observarte y adoptar cambios que resulten necesarios para favorecer los niveles de interacción y relación que promoverán el bienestar a los integrantes del núcleo familiar.


Partamos por identificar 8 estilos de interacción que dificultan la comunicación en familia:

  1. Interacción Autoritaria: una familia en la que existan miembros que impongan sus puntos de vista, así como que exijan se viva de un modo u otro, considerando exclusivamente sus parámetros, se convierte en una familia donde los miembros pueden sentir altos niveles de frustración, indiferencia o bajos niveles de autoestima. En las familias con este tipo de interacción casi siempre se observan gritos, rigidez, poca fluidez de los miembros y ningún respeto por las opiniones del otro. Un exceso de deberías menoscaba la intención de cualquier integrante por proponer estilos o formas para realizar las cosas que resulten diferentes a las ya establecidas.

  2. Interacción Amenazante: la amenaza eleva el miedo y disminuye la autoconfianza, en familias donde se evidencia este estilo de interacción es común ver a niños temerosos y a adolescentes con tendencias depresivas, la amenaza constante menoscaba el espíritu libre y dificulta la expresión natural de las emociones. La comunicación no fluye pues el miedo la ahoga en medio de este proceso interactivo. Este estilo puede resultar altamente violento, conflictivo y poco motivador para los integrantes del núcleo familiar. Los castigos, las sanciones se convierten en todo del discurso, dificultando el autocontrol y la autorregulación.

  3. Interacción Absoluta: cuando pensamos que sabemos todo o que tenemos la razón en todo, minimizamos el deseo del otro a exponer su opinión, cerrando los canales de comunicación o abriendo charlas cargadas de discursos vacíos o conversaciones retadoras donde cada quien intenta validar su punto de vista. En las familias con este tipo de interacción es común ver el sermoneo constante o los consejos que no permiten error, al asumir que solo nosotros tenemos la razón impedimos que el otro pongan en marcha sus modos para resolver los conflictos e irrespetamos sus formas de negociación e interacción.

  4. Interacción Crítica: es común en familias donde el discurso va en función de apuntar negativamente sobre lo que hace, dice, logra, alcanza o no alcanza el otro. Este tipo de interacción busca juzgar constantemente las acciones que cada miembro de la familia ejerce, irrespetando los estilos y personalidades e invadiendo las diferencias individuales de los miembros de la familia. En familias críticas los miembros se sienten constantemente en desventaja en relación con el otro que juzga, cercando la libertad de cada uno de vivir en función de sus elecciones personales.

  5. Interacción Victimizante: en este estilo los miembros de la familia juegan papeles antagónicos, unos ejercen el rol de victimarios y otros el rol de víctima. Constantemente los integrantes de la familia evaden sus responsabilidades, dejando fuera la casualidad de las acciones que ejercen o dejan de ejecutar, debilitando su fuerza vital y compromiso de cambio.

  6. Desanimar a tu pareja: toda relación es un espacio para el fortalecimiento y crecimiento individual, pues allí debe existir apoyo y acompañamiento. Cuando por incomprensiones, poca empatía y reducida asertividad desinflamos los sueños y metas del otro le estancamos y ponemos freno al crecimiento de la relación.

  7. Interacción irónica: este estilo de interacción se basa en el uso excesivo de la ironía y el sarcasmo como modo para ejecutar sus comunicaciones. En las familias que hacen uso de este discurso la violencia va encubierta en este formato verbal, de modo que la confianza de los miembros de ve debilitada y constantemente se recurre la silencio para minimizar las verbalizaciones que lleguen a resultar hirientes.

  8. Interacción Nula: este estilo es uno de los más complejos de resolver, pues está enraizado en la historia de vida de la familia, producto de heridas pasadas que se han ido bloqueando y reprimiendo. En este estilo la familia opta por el silencio, el ocultamiento y la ecuación de la evasión de las situaciones y emociones. Es común recurrir a la mentira o a la implosión emocional cuando se vive en familias que optan por este estilo de interacción, pues nada se comunica, todo se guarda, la expresión ha sido considerada como señal de debilidad y por ende los lazos de confianza han quedado disueltos.

  9. Interacción Conflictiva: al contrario de la anterior en este estilo se busca constantemente el conflicto, se prioriza el problema y las familias optan por racionalizar constantemente sus situaciones, viviendo sumidas en las situaciones difíciles que les tocan enfrentar. El problema se eleva y la familia elige mantenerse constantemente orientada a no solucionar, sino más bien la búsqueda es a ir aumentando el problema añadiendo conflictos personales, gritos, malas interpretaciones, suposiciones, lecturas de mente y otros recursos que dificultan la comunicación.

Resulta vital identificar si nuestra familia está viviendo cualquier tipo de interacciín de este estilo que llegue a complicar las relaciones entre sus miembros, así como comprometerse a cambiar para lograr equilibrio y felicidad para todos sus miembros.

© 2020 by Rosmary Sánchez Zavala from Danto's App