• Rosmary Sánchez Zavala

Imagen corporal, responsabilidad coparental


Vivimos en un momento histórico donde todos los medios de comunicación y las redes sociales reproducen información relacionada con el cuerpo "ideal", generando en oportunidades constructos negativos sobre la aceptación y autovaloración, si a eso le sumamos las verbalizaciones que sobre nuestro cuerpo hacemos o que sobre el cuerpo de otros emitimos, entenderemos porque cada día hay mayor número de niños en edades cada vez más tempranas angustiados por su peso e insatisfechos con el modo cómo lucen sus figuras frente al espejo. .. .. De esto hablaba con una mamá en #consultaonlie cuya hija de 9años, está dejando de comer para perder peso, mientras se muestra ansiosa frente a la posibilidad de consumir alimentos que “la engorden”. La imagen corporal, reporta el grado de aceptación, valoración y satisfacción que tenemos sobre nuestro cuerpo y apariencia. Su construcción inicia desde la infancia y sus expresiones emocionales aparecen a partir de los 4años con el surgimiento de los sentimientos autovalorativos. .. .. De este modo, la vida familiar, los referentes paterno/maternos directos y los mensajes del entramado social jugarán un papel crucial en cómo se percibe una persona a sí misma y lo satisfecha o no que se encuentre con el modo como se ve. Para acompañar a nuestros hijos en la construcción de una imagen corporal positiva recomendamos:

1. Revise el modo como habla sobre su imagen corporal, la de otros e incluso la de sus hijos. Evite etiquetas negativas y comentarios que distorsionen la idea que El Niño pueda hacerse sobre el cuerpo, la apariencia y la salud asociada a este. Desvincule en lo posible los alegatos relacionados con el peso y el valor estético, para ello conviene hacer insight de nuestros mensajes y heridas personales relacionadas con ese tema.

2. Acompañe a sus niños en sus interacciones con medios de información/comunicación y construya junto a ellos un concepto positivo sobre lo que ve y lee en relación con la imagen corporal, la belleza, la salud y la apariencia física.

3. Escuche con atención los mensajes que sus hijos reciben y que manifiestan, sea abierto y receptivo, pues a partir de esta escucha podrá desmitificar algunas ideas que pudiesen afectar la imagen corporal positiva, o la percepción de la autovalía en relación con su apariencia.

4. Mantén una relación saludable con el cuerpo, los alimentos y la actividad física que vaya más allá de lo estético, que se conecte con el cuerpo, su utilidad en términos de movimiento y la importancia de estar activos y saludables. Más allá de ser atractivos por ser delgados o fitness.

5. Ayúdales a ser críticos con los mensajes que reciben del entramado social en relación con este tema, a fin de que poco a poco pueda construir argumentos para contrarrestar el efecto de la publicidad, o lo mediático.

6. Acompáñese de un profesional de la salud si nota que su hijo ha tomado actitudes que ponen en riesgo su salud como: dejar de comer, comer de manera excesiva, o ponerse ansioso por hacer ejercicio de manera excesiva.

© 2020 by Rosmary Sánchez Zavala from Danto's App