• Rosmary Sánchez Zavala

Ajustes y Cambios: ¿cómo acompañar a los niños en su gestión?


“Nos vamos a mudar”, “viviremos en otro país”, “papá viajará sin nosotros”, “tendrás un hermanito”, “vamos a cambiarte de colegio”, “tu papá y yo nos estamos separando”, “abuelito ya no estará más con nosotros”, etc… Estas frases enmarcan algunas de las vivencias de cambio a las que puede enfrentarse un niño desde muy temprana edad, situaciones que demandaran de el ajustes para los que generalmente puede sentirse no preparado y menos dispuesto a ejecutar. Este fue el marco de una #consultaonline en la que unos padres me comentaban sobre los cambios emocionales y conductuales que ha experimentado su niño de 4años a razón de una mudanza a otro país que están viviendo.

Las experiencias de cambio están matizadas por un compendio de emociones que van desde las más placenteras hasta las más displacenteras, para los niños la ruptura de la rutina y la modificación de aquello que les resultaba predecible puede despertarles algunos miedos o ansiedades y con ello conductas límites o poco beneficiosas (regresiones evolutivas, incremento de la frustración o enojo y sus expresiones, dificultad para la colaboración en tareas que ya estaban habituados a hacer, mayor impulsividad, ansiedad, timidez o irritabilidad, etc), en especial si no comprenden del todo lo que está sucediendo o si se sienten confundidos con lo que viven.

Para esta consulta construimos, con base a la vivencia a la que se enfrentaba esta familia, algunas claves que expongo en este post:

  1. Prepárate y prepárales: estar consciente de lo que sucederá, no solo en términos logísticos, sino también a escala emocional-experiencial, puede ayudarte a nivelar tus expectativas y nutrirte tanto de información como de vivencias, que te ayuden a acompañar a tus hijos a entender lo que sucede. Además de que podrás responder mejor sus dudas y estarás más abierto a entender y aceptar la individualidad del proceso de adaptación emocional y física que las experiencias de cambio demandan. Así mismo, al prepararles a ellos, sobre las nuevas situaciones que vivirán les creas una idea previsora que les calma en medio de toda la dinámica cambiante que experimentan. Prepárate también para las muestras emocionales displacenteras que los niños puedan presentar (llanto, irritabilidad, enojos frecuentes), es vital aceptar que es posible que se desborden producto de la ansiedad de la situación nueva y que de este modo van a necesitar de nosotros como padres, acompañamiento, cercanía, disponibilidad y presencia, a fin de hacer frente a los ajustes que están viviendo. Más allá de procurar que ellos comprendan la nueva dinámica, se trata de nosotros aceptar que su mundo emocional está viviendo una serie de cambios y que de momento, más que buscar el ajuste inmediato a la situación, hay que permitirle al niño hacer las acomodaciones emocionales, cognitivas y logísticas para vivir estas experiencias.

  2. Sé honesto: es posible que los niños presenten dudas, inquietudes que busquen resolver a través de interrogantes puntuales, estar abiertos a responder esas preguntas, de forma honesta y clara les hará saber, no solo que les respetas, sino que a través del cimiento de la confianza, les permitirá vivir de mejor manera la transición. Si no te sientes preparado para hablar con honestidad sobre los cambios que se vivirán, válete de acompañantes que puedan ayudarte a construir una red de confianza en el niño, o un sistema de apoyo, a fin de proveer a tus hijos de este recurso. Explora tus temas tabú, confronta tus ideas sobre el ajuste que están viviendo y de ser posible consulta con especialistas sobre el modo en el que se pueden comunicar estos cambios, siempre siendo realista, claro y flexible. Recuerda que una cosa es adaptar el discurso a la edad del niño y otra omitir información o mentirle sobre lo que se está viviendo.

  3. Las rutinas, lo predecible y lo previsible serán tu guía: por muchos cambios y ajustes que se vivan, es importante recordar que los niños se comportan de manera más beneficiosa para ellos y la convivencia, cuando pueden organizar cognitivamente su experiencia. Si les hacemos vivir un número significativo de cambios en un tiempo muy reducido, es probable que les abrumemos con los ajustes y acomodaciones que necesitan poner en marcha para hacer que su experiencia se integre en un todo. De este modo, mantén la mayor cantidad de rutinas posibles, a fin de que la experiencia se conduzca desde el terreno conocido a lo desconocido.

  4. Permite, valida y acepta las emociones displacenteras: si en medio de la experiencia de cambio buscamos obturar o tapar la gama de emociones que se pueden presentar, es muy probable que las mismas fluyan en una serie de comportamientos poco beneficiosos para los niños y para la convivencia. De este modo, abre espacios para -en medio de los cambios que viven- conversar, contener, conectar, mirar, hacer presencia real, a fin de que los hijos sientan que tienen un puerto seguro emocional sobre el cual desplegar aquello que piensan y sienten, eso que les lleva a sentirse enojados, frustrados, tristes, ansiosos, con temor o irritables. Recuerda que aunque desees que los niños abandonen su estado emocional displacentero, bombardeándoles con optimismo o soluciones, si no están listos emocionalmente o dispuestos a nivel afectivo, cognitivo y conductal para emprender los ajustes, es probable que la experiencia de choque les desborde aún más. Así que es importante concederles un tiempo para fluir con sus emociones mientras les acompañamos en la gestión de las mismas.

  5. Busca ayuda: si sientes que la situación te desborda o que no estás preparado para llevar el cambio, siendo lo que tus hijos necesitan en este momento, resulta importante hablarlo con un especialista y permitirse vivir una experiencia que les permita a todos los de la familia equilibrarse en medio de las posibles tribulaciones del cambio.

En caso de que requiera acompañamiento en mipsicomama contamos con servicio de consulta online, pregunte por el servicio a través de info@mipsicomama.com

© 2020 by Rosmary Sánchez Zavala from Danto's App